Esta obra es representativa del abordaje de la escultura en la obra de Margarita Paksa de fines de la década de 1960. Sin título I (1969-2001) se sitúa en la intersección de varias trayectorias nítidas en su producción: su abandono de una práctica escultural más desprolija, definida por la soldadura visible y las formas biomórficas; un diálogo con el minimalismo norteamericano que por entonces se había difundido en la Argentina, y el uso del acrílico, que, en 1969, también marcó el ingreso de Paksa en el campo del diseño industrial. 

Egresada de la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova, en Buenos Aires, Paksa realizó en 1964 su primera muestra individual, compuesta de esculturas de hierro soldado que sugerían formas orgánicas, tales como mandíbulas, piernas y garras. Algunas de ellas se titulaban Bicho, un intrigante eco de la artista brasileña Lygia Clark. En 1965 presentó Calórico en la galería del Centro Argentino por la Libertad de la Cultura (CALC), con financiamiento de Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAM). Esta obra, hecha de poliéster rojo y tubos de vinilo, ofrecía a los espectadores una ambientación que abarcaba la totalidad del espacio de la galería, en el mismo año en que La menesunda, de Marta Minujín y Rubén Santantonín, agitaba las aguas en el Di Tella. Con La primavera (1966), Paksa comenzó a refinar su lenguaje, sujetando cuatro formas cromadas parecidas a valvas en dos postes que iban desde el piso hasta el techo, en el MAM.

En 1967, el minimalismo y las “estructuras primarias” aparecieron en la producción de varios artistas de Buenos Aires y Rosario. En el Premio Internacional del Instituto Torcuato Di Tella se mostraron obras de Sol Le Witt y Robert Morris, quien recibió un galardón; Jorge Glusberg curó en la Sociedad Hebraica Estructuras primarias II, como una secuela argentina de la exposición del mismo nombre llevada a cabo en el Jewish Museum de Nueva York el año anterior; y la muestra Rosario ’67 presentó una variedad de esculturas y ambientaciones que adaptaban la repetición seriada y el aspecto de acabado industrial característicos del minimalismo. En sus trabajos para Experiencias visuales ’67 y otras exhibiciones clave de esa época, la obra de Paksa estableció un estrecho diálogo con el sofisticado compromiso con el minimalismo del arte de David Lamelas de aquel momento. Las contribuciones de la artista a esta tendencia invariablemente se desviaban de una interpretación ortodoxa de la escultura minimalista e incorporaban elementos cinéticos y luces (Identidad en dos situaciones, 1967), referencias a lugares urbanos específicos (Diagonal y Corrientes, 1967) y la manipulación de la totalidad del espacio de exhibición en beneficio del observador (Idea correspondiente, 1967). Fue también en ese mismo año cuando empezó a experimentar con el diseño y produjo el múltiple Relaxing Egg en diferentes colores, igualmente en acrílico.

Sin titulo I, que data de 1969, aparece al final de la producción escultórica de Paksa de ese período, y luego de su participación en algunos de los gestos políticos más conocidos de la historia del arte argentino (Experiencias ’68, la interrupción del Premio Braque por parte de varios artistas, que fueron arrestados, y las etapas de planeamiento de Tucumán arde). Figura entre las estructuras más simplificadas en las que trabajó: el acrílico, clavado a una placa de aluminio pintado, está cortado en forma de cuadrado, con un agujero también cuadrado en el medio. Cuando se reflexiona sobre ese vocabulario formal tan reducido, éste recuerda esculturas anteriores, como Silencio, de 1967, un cubo. En la época de Sin título I, Paksa utilizaba sistemáticamente el acrílico para proyectos de diseño industrial, tales como la silla Sillón básico, de 1969, y la estantería Divisor de ambiente, de este mismo año, que reflejan un interés reciente en un “arte para el consumo” que Jorge Romero Brest propondría para el Di Tella en un ensayo de 1970, pocos meses antes del cierre del instituto. Esa aparente división de la obra de la artista entre escultura abstracta y diseño de mobiliario fue tal vez anticipada por su participación en exhibiciones tales como Plástica con plásticos, en el Museo Nacional de Bellas Artes, que tuvo lugar en 1968, pisándole los talones a su actividad política, y fue patrocinada por la Cámara Argentina de la Industria Plástica. Se esperaba que los expositores en esta muestra utilizaran plásticos, forzando un compromiso entre la industria y la autonomía artística que resulta sorprendente en un año normalmente asociado con el rechazo de las instituciones en favor de la acción colectiva. Tal vez sea instructivo, a la luz de su obra de ese mismo momento vinculada directamente a la retórica y la comunicación revolucionarias, que Paksa haya asociado en forma explícita una de sus esculturas acrílicas con el silencio. En ese sentido, MALBA posee ejemplos de dos polos sumamente diferentes de la práctica de la artista; uno relacionado con los caprichos de la comunicación, y el otro, con los límites formales, físicos e institucionales del proyecto de la abstracción en la Argentina.

Texto de Daniel R. Quiles

Sin título I, 1969

Ficha técnica

Titulo: Sin título I
Año: 1969
Técnica: Acrílico, acero, pintura industrial y perfil de aluminio
90.3 × 90.3 × 7.8 cm
Nro. de inventario: 2002.02
Donación: Donación de la artista, Buenos Aires, 2002

En exposición

Exposiciones

Galería de Arte Nuevo (en la Galería del Este); MAC Muebles Acrílicos, Centro de Diseño de M. Paksa y O. Cairola, 1969.

Marie Orensanz, Alejandro Puente, Margarita Paksa, Galería Ruth Benzacar, Buenos Aires, 2002.

Arte latinoamericano siglo XX, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, desde el 27 de agosto de 2003 hasta 2011. 

Arte latinoamericano siglo XX, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, desde septiembre de 2012 hasta agosto de 2016.

Bibliografía

Alonso, Rodrigo, “La reflexión intelectual: Paksa”, en Segundo Salón de la Crítica Basilio Uribe, Buenos Aires, Salas Nacionales de Cultura, Palais de Glace, 1997.

Borthwick, Pelusa, Ellas son (Minujín-Paksa-Puzzovio), Córdoba, Museo Genaro Pérez, 2012.

Brouchoud, Ali, “El arte del reflejo crítico”, Margarita Paksa. Obras de los 90, Posadas, Museo de Arte Contemporáneo, Universidad Nacional de Misiones, 2004.

Buccellato, Laura y Ramírez Oliberos, Guadalupe, Margarita Paksa, Buenos Aires, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, 2012.

Costa, Eduardo, “Margarita Paksa at Ruth Benzacar”, Art in America, New York, vol. 88, no 5, 2000, p. 175.

Cotter, Holland, “Margarita Paksa and Horacio Zabala: ‘Analogies & Differences’” (en línea), The New York Times, 27 de mayo de 2010 (http://www.nytimes.com/2010/05/28/ arts/design/28galleries-001.html) (consulta: 12 de septiembre de 2016)).

Espartaco, Carlos, “Cuerpo o mujer-objeto”, en Margarita Paksa. Dibujos y espejos de la serie Ella es comida, Buenos Aires, Galería Balmaceda, 1977.

Farina, Fernando, “Margarita Paksa. Arte con sentido”, La Capital, Rosario, 16 de marzo de 1997.

González, Horacio, “Pensamiento de los objetos en Margarita Paksa”, en Margarita Paksa. El lenguaje, el poder y el dinero, Buenos Aires, Galería Ruth Benzacar, 1999.

Katzenstein, Inés, “Margarita Paksa. Museo de Arte Moderno”, Art Nexus, Bogotá, no 27, 1998, p. 120.

Longoni, Ana, y Mestman, Mariano, Del Di Tella a “Tucumán arde”. Vanguardia artística y política en el 68 argentino, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 2000.

Noorthoorn, Victoria, “Margarita Paksa”, en Artundo, Patricia (comp.), Arte latinoamericano siglo XX: Obras MALBA - Colección Costantini, Buenos Aires, MALBA - Coleccíon Costantini, 2004. 

Paksa, Margarita, “Round Table: This Is a Judgment” y “Realized Project: Communications”, en Katzenstein, Inés (comp.), Listen, Here, Now! Argentine Art of the 1960s: Writings of the Avant-Garde, New York, The Museum of Modern Art, 2004, pp. 242-246.

——, “Un par de testimonios”, Opinión, Buenos Aires, 11 de abril de 1980, p. 17.

——, “La condensación como metáfora”, Artinf, Buenos Aires, no 35-36, 1982, p. 30.

——, “Museo de la ‘Novela de la Eterna’. Apuntes y asociaciones”, Artinf, Buenos Aires, no 22-23, 1980, pp. 16-17.

——, Proyectos sobre el discurso de mí, Buenos Aires, Fundación Espigas, 1997.

Plástica con plásticos. Primer salón organizado por la Cámara Argentina de la Industria Plástica, Buenos Aires, Cámara Argentina de la Industria Plástica, 1966. 

Quiles, Daniel R., “What I Did on My Summer Vacation” (en línea), ART21 Blog, 11 de octubre de 2010 (http://blog.art21.org/2010/10/11/what-i-did-on-my-summer-vacation/) (consulta: 12 de septiembre de 2016).

Rabossi, Cecilia, “Margarita Paksa”, en Katzenstein, Inés (comp.), Listen, Here, Now! Argentine Art of the 1960s: Writings of the Avant-Garde, New York, The Museum of Modern Art, 2004, pp. 346-348.

Rizzo, Patricia, “Margarita Paksa. El partido de tenis”, Artinf, Buenos Aires, no 100, 1998, p. 16.

Rizzo, Patricia; Terán, Oscar y Fragasso, Lucas, Instituto Di Tella: Experiencias’68, Buenos Aires, Fundación PROA, 1998. 

Rosa, Nicolás, “La comida”, en Margarita Paksa: La comida, Buenos Aires, Galería Balmaceda, 1976.

Sánchez, Julio, “Margarita Paksa: Es tarde”, en Opciones en 3 dimensiones, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 1991, p. 10.