Nocturno es una pintura realizada en 2013 como parte de la serie Espacio subjetivo, en donde la artista combina superficies planas de colores con frecuentes alusiones figurativas, explicitadas en los títulos de las obras. En abril de 2013 una pieza de esta serie fue exhibida en la Fundación Federico Jorge Klemm como parte de la muestra Fondo absolutamente oscuro del espacio libre, realizada en conjunto con el artista Juan Tessi. Allí expuso un cuadro titulado con la misma denominación que la serie, pero de 2012, que, más allá de tener una referencia a una pintura de Emilio Pettoruti, no presenta un motivo claro, dejando lugar a ese espacio subjetivo con el que titula la serie. 

El caso de Nocturno es diferente. Su título podría remitirnos a un paisaje y, sin embargo, la presencia de un retrato de mujer en un primer plano se insinúa a través de sus ojos, nariz y boca. Es por esto que la tensión entre figuración y abstracción que desarrolla Schiavi se diluye cuando se esbozan rasgos representativos que muchas veces son reforzados en los títulos.

Nocturno fue realizada en un momento en el que la artista centró su mirada en el estudio de la obra del pintor argentino Emilio Pettoruti, sobre todo concentrándose en su trabajo de los años 50, cuando está más cercano a la producción de los abstractos líricos que de los postulados concretos. La referencia que toma Schiavi no es en ningún caso histórica, sino simplemente formal, y hasta en muchas oportunidades hace alusiones directas a cuadros del artista, como en una de sus pinturas que posee el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) denominada Sin título (Pettoruti y Tarsila), de 2010. 

En 2011 Schiavi realizó una exhibición en la galería Van Riel donde mostró una serie de obras en consonancia con Nocturno. Algunas de ellas tomaron la forma de mobiliarios y fueron expuestas en el centro de la sala. En esta serie se destacó el uso constante del círculo y el óvalo, que comenzó a tener presencia en el trabajo de la artista desde que utilizó programas de computación como el CorelDRAW para bocetar y delinear sus piezas. Sobre el uso de estas formas, de colores saturados, y la presentación de personajes desde la geometría, se reafirma un humor que es constante en la labor de Schiavi desde comienzos de los años 90, cuando trabajaba con objetos industriales.

Desde estos lineamientos deriva un proyecto como Mercado,realizado en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) en 2008 junto con los artistas Gabriel Baggio, Elba Bairon y Nushi Muntaabski y el tallador de frutas Gabriel Ferraris. Sobre una serie de planchas de madera creadas por Schiavi, con su geometría de una amplia paleta, se apoyaron una serie de objetos y esculturas hechos por los artistas invitados. A partir de una imagen de una visión aérea de un mercado peruano, la artista recuperó un espacio de la dinámica cotidiana de una ciudad, trasladándola al museo no solo desde el gesto, sino desde la propuesta visual. Si bien los espacios diseñados por Schiavi actuaban como soporte para los objetos de los artistas invitados, las pinturas ejecutadas sobre los tablones aludían a ciertos aspectos formales de los objetos, funcionando como proyecciones de éstos. Otros, conformados por óvalos o cuadrados, demarcaban el camino del mercado y funcionaban de modo independiente. Para referir a la diversidad visual del mercado, Schiavi optó por trabajar colectivamente, sumando al eclecticismo de sus formas otras voces desde la tridimensión. 

Durante los años 90, numerosos trabajos de Schiavi fueron exhibidos en muestras dedicadas exclusivamente al papel de la mujer. Las más significativas fueron Violaciones domésticas, efectuada en Espacio Giesso en 1994, y Juego de damas,curada por Adriana Lauria y realizada en el Museo Municipal de Bellas Arte Juan B. Castagnino de Rosario y en el Espacio Nave. Teatro Auditórium de Mar del Plata en 1995, y en el Centro Cultural Recoleta en 1996. En ambos proyectos la artista tuvo especial participación en el desarrollo de las ideas iniciales, que pusieron foco en los lugares comunes sobre los que se construyó el papel de la mujer en la sociedad desde un énfasis en los objetos. Schiavi trabajó a partir de los souvenirs y los festejos infantiles, espacios reservados a la vida doméstica femenina.1 Lecturas posteriores sobre estos trabajos en vinculación con las teorías de género fueron llevadas adelante por Natalia Pineau y Francisco Lemus valiéndose de numerosas referencias de la historia del arte para analizar estos casos puntuales.2

Luego de los años 2000 la artista continuó con estas búsquedas centradas en objetos domésticos, que poco a poco fueron ganando independencia, pero sin perder el eje en ciertos intereses vinculados a lo cotidiano o la dinámica de la ciudad. Trabajando desde lo pictórico, Schiavi recurrió a la geometría para la construcción de numerosos objetos que manejan con ambigüedad su carácter de mobiliarios. 

Texto de Santiago Villanueva

 

Notas

1. Pineau, Natalia, “El género en cuestión: tres exposiciones de artistas mujeres durante los años 90 en Buenos Aires”, en Herrera, María José (ed.), Exposiciones de arte argentino y latinoamericano. El rol de los museos y los espacios culturales en la interpretación y la difusión del arte, Buenos Aires, Ediciones Artexarte, 2013, pp. 105-113.

2. Lemus, Francisco, “Sobre el color rosa: arte argentino de los años noventa” (en línea), Argus-a, Arte & Humanidades, vol. V, edición nº 18, octubre de 2015 (https://www.academia.edu/18519429/Sobre_el_color_rosa_arte_argentino_de_los_años_noventa).

Nocturno, 2013

Ficha técnica

Titulo: Nocturno
Año: 2013
Técnica: Acrílico sobre MDF
135 x 134,5 cm
Nro. de inventario: 2013.07
Donación: Adquisición gracias al aporte de María Freixas de Braun y Mariel Morita, Buenos Aires, 2013

Fuera de exposición