Después de vivir en Europa durante la mayor parte de su vida, desde 1891 hasta 1934, Joaquín Torres García retornó a Montevideo para pasar lo que restaba de ella promoviendo el arte moderno. Su vinculación con la abstracción y su historia en relación con las vanguardias europeas (modernismo, novecentismo, vibracionismo, ultraísmo, futurismo, cubismo) le permitieron, tras su regreso a su país natal, convertirse en mentor de una nueva generación de artistas, a los que alentó a encontrar su propio “ritmo personal”1 para fomentar la invención y la creatividad por medio del estudio de sus ideales constructivistas. En Montevideo, formó dos importantes grupos: la Asociación de Arte Constructivo (1934-1939), que incorporó el arte precolombino a un lenguaje abstracto geométrico con el fin de crear una nueva ideología que fusionara el pasado con el presente, y el Taller Torres García (1943-1962), que impulsó ejercicios experimentales que contribuyesen a la creación de un nuevo lenguaje universal basado en el arte de las civilizaciones pasadas. El segundo promovió a grandes artistas en el Uruguay; entre ellos, a los dos hijos de Torres García, Horacio Torres y Augusto Torres, así como a Julio Alpuy, Gonzalo Fonseca, José Gurvich y Francisco Matto.

Entusiasta escritor y conferencista, en la última década de su vida Torres García continuó exponiendo, dando conferencias y publicando ampliamente. En 1939 apareció su autobiografía, Historia de mi vida, por intermedio de la Asociación de Arte Constructivo; en 1940 dio su 500ª conferencia en el Salón de la Comisión Municipal de la Cultura (había estado trasmitiendo sus conferencias por radio desde 1936); en 1944 publicó Universalismo constructivo –una selección de 150 conferencias que había dado en el Uruguay entre 1934 y 1943–, que constituye hasta hoy un testimonio enciclopédico de sus principios artísticos fundamentales; en 1946, Removedor (una revista publicada por el Taller Torres García) incluyó varios artículos de su autoría, y entre 1947 y 1948 dio una serie final de conferencias en la Facultad de Humanidades y Ciencias de Montevideo.

Constructivo con áncora fue creado en 1935, un año después de que Torres García volviera al Uruguay, y es típico de su lenguaje pictórico de ese período. Para entonces, su repertorio de símbolos pictográficos estaba bien desarrollado, así como la articulación de la cuadrícula como la estructura primaria inherente a la composición. Esta obra en especial, que funcionó como uno de sus varios dibujos preparatorios para su mural de 1938 Monumento cósmico, ubicado en el Parque Rodó de Montevideo, emplea imágenes primordiales o arquetípicas análogas al concepto del artista de un arte universal enraizado en el arte y la cultura indígenas de las Américas. Cada uno de esos símbolos está reducido a sus componentes estructurales más básicos, y está delineado en lápiz, luego dibujado por encima con tinta y sombreado mínimamente para ilustrar sus espacios positivos y negativos, como aparecería al ser tallado en la superficie de la piedra. Alojados individualmente y vinculados dentro de la estructura de la cuadrícula, estos pictogramas –un barco, una pala, un ancla, un hombre, un animal– hacen referencia a nociones universales tales como la razón, el intelecto, la humanidad y el mundo natural. 

Texto de Geaninne Guimarães

 

Notas

1. Torres García, Joaquín, “Con respecto a una futura creación literaria”, Arturo. Revista de artes abstractas, Buenos Aires, nº 1, 1944. Edición facsimilar, Aberdeen, Centre for the Study of the Hispanic Avant-garde, University of Aberdeen, 1994, The Museum of Modern Art Library, New York.

Constructivo con áncora o Constructivo con ancla, 1935

Ficha técnica

Titulo: Constructivo con áncora o Constructivo con ancla
Año: 1935
Técnica: Tinta y lápiz sobre papel
32,1 x 21,5 cm
Nro. de inventario: 2001.159
Donación: Colección MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires

Fuera de exposición

Exposiciones

Joaquín Torres García, Galería Palatina, Buenos Aires, 1977.

Joaquín Torres-García, Galería Palatina, Buenos Aires, 1987.

Barradas/Torres García, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, 1995.

A Coleção Costantini no MAM, Museu de Arte Moderna, San Pablo, 1998.

A Coleção Costantini no MAM Rio de Janeiro, Museu de Arte Moderna, Río de Janeiro, 1998.

Claves del arte latinoamericano. Colección Costantini, Fundación “la Caixa,” Madrid, 1999.

Arte en América Latina, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, del 21 de septiembre de 2001 al 25 de noviembre de 2003.

Recorridos sobre el papel, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, 2002.

Dibujos. Obras sobre papel en la Colección Costantini, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, 2002.

Arte latinoamericano siglo XX, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, 2003-2005.

Papeles latinoamericanos. De David Alfaro Siqueiros a Guillermo Kuitca, MALBA, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Buenos Aires, 2007

Bibliografía

A Coleção Costantini no MAM, São Paulo, Museu de Arte Moderna, 1998 (il. p. 165).

A Coleção Costantini no MAM Rio de Janeiro, Rio de Janeiro, Museu de Arte Moderna, 1998 (il. p. 209).

Barradas/Torres García, Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, 1995.

Claves del arte latinoamericano. Colección Costantini, Madrid, Fundación “la Caixa”, 1999.

De Torres, Cecilia y Ramírez, Mari Carmen (eds.), El Taller Torres-García: The School of the South and Its Legacy, Austin, University of Texas Press, 1992.

Duncan, Barbara, Joaquín Torres-García, 1874–1949: Chronology and Catalogue of the Family Collection, Austin, The University of Texas at Austin Art Museum, 1974.

Gradowczyk, Mario H., Torres García: Utopía y transgresión, Montevideo, Fundación Torres García, 2007.

La Colección Costantini en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, 1996.

Pacheco, Marcelo et al., MALBA - Colección Costantini, Milán, Américo Arte Editores, 2001 (il. p. 141).